Gabriel Albiac: «Lo que ahora se vende como revolución es populismo»

Desde 1917, se produce algo sin precedentes, que es lo que podemos llamar una religión mundana que opera como la gran religión del siglo; esa religión del siglo que nace con seguridad desde el propio Lenin, pero que se configura con Stalin y con todo el sistema de protección de la URSS, que son los partidos comunistas occidentales, funciona con todos los modelos de una religión de salvación. Desde finales de los años sesenta, toda la gente que pensaba con un mínimo de cabeza intuía que aquello había sido la base, el origen de los mayores desastres del siglo.

Gabriel Albiac

Globalización

Guy Sorman1 nos habla de la globalización y sus vaivenes, y nos recuerda que la globalización es un fenómeno antiguo. El mundo se nos hace pequeño y a la vez muy grande. Es curioso observar lo mucho que nos molesta que los aviones tarden tanto en llegar a los sitios pero a nadie parece incordiarle que las tiendas sean las mismas en todas las ciudades.

Hay una identidad global que arrasa con las propias y provoca reacciones furibundas. Los humanos somos animales tribales (léase Android o IOS) y necesitamos Doors además de Windows.

Porque de eso de trata, está muy bien traerse inmigrantes… siempre que no nos quiten nuestros trabajos. O importar productos de calidad desde el otro extremo del mundo… siempre que yo sea el único que los compre. Los demás deben fomentar la industria local para que nuestros amigos no pierdan el trabajo y sigan invitándonos a sus fiestas.

Todo esto lo digo desde un ordenador-ventana, escribiendo con el procesador de textos más usado del mundo y lo pongo en el sistema de blogs también más recurrente. Igual que cualquier fanático. La muerte no es la identidad, es tratar de conservarla.

Alejandro Magno no dejó de ser macedonio o griego al convertirse en persa porque admiraba la cultura persa tanto como la suya propia. La fortuna de tener a Aristóteles como maestro. Siglos después, la mezcla grecorromana, persa y egipcia se fundieron en Alejandría. Y en su faro que debería ser nuestro símbolo.

Gobernanza

Cuatro cosas constituyen los puntales de un planeta: las enseñanzas de los sabios, la justicia de los grandes, las oraciones de los virtuosos y el valor de los valientes. Pero todas estas cosas no valen nada sin un gobernante que conozca el arte de gobernar.

Príncipe RAPHAEL CORRINO, Discursos sobre liderazgo galáctico

Kevin J. Anderson & Brian Herbert | La Casa Atreides

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.