Se abre el diálogo

Los problemas que habría tenido el Gobierno y sus aliados con unas elecciones constituyentes las tiene ahora el separatismo con unas elecciones autonómicas. Desde su perturbada lógica, participar en ellas no deja de ser una aceptación del diktat español. Lo suyo sería rechazarlas y seguir trabajando en ¡la creación de las estructuras de Estado! mediante el camino de la asamblea de los de la vara o de la legalidad virtual que garantiza la prodigiosa administración digital de Estonia. Y con el nivel de apoyo de las masas callejeras que se ha hecho paulatinamente visible desde que el 1 de octubre la policía avanzó, en una diezmillonésima parte, cuál sería el precio de un proceso revolucionario.

Arcadi Espada

Origen: ELMUNDO

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.