Pensamientos

Dependiendo del profesional que lo considere, el pensamiento representa una respuesta diferente. Por ejemplo, para un neurólogo el pensamiento corresponde con el contacto que se produce entre las neuronas a través de los neurotransmisores. El filósofo ve el pensamiento de una forma totalmente distinta, como uno de los principios de la razón, e incluso entendiendo el pensamiento como un lenguaje que se va forjando en el lienzo el blanco de nuestra mente.

Rafa Aragón | PsiqueViva

Una línea aparte

Imagina que de todos los animales de la Tierra tienes solo un linaje, los vertebrados, en el que tienes más complejidad. En todos los demás tienes una simplicidad extrema. Esto daría algún sustento a la idea de que la evolución de sistemas nerviosos complejos y de algo parecido a la experiencia podría ser algo muy raro e irrepetible. Pero en el mundo tenemos al menos una línea aparte que también tiene algo parecido a una mente. Entonces tienes estos dos casos y creo que cada vez se considera más probable que algunos artrópodos, incluso de una forma diferente cangrejos y abejas, también hayan evolucionado de forma independiente algunos de estos rasgos. Menos complejos que los pulpos o nosotros, pero con algunas de las propiedades que pueden dar lugar a una mente simple. Si asumimos eso, tiene sentido pensar que la evolución de la mente no es algo accidental.

Peter Godfrey-Smith | El País

Silos

He visitado por tercera vez el Monasterio de Silos. Volvimos, tras un recorrido por la Rioja, no tanto por la belleza del doble claustro románico, la sala capitular, la puerta de las vírgenes, el museo, la botica o el enhiesto ciprés al que Gerardo Diego dedicó uno de los más bellos sonetos de la lengua castellana, sino para escuchar en vivo por primera vez la solemne monodia del canto gregoriano. Ignoraba que el monasterio tuviera una biblioteca con más de 160.000 ejemplares sólo accesible a los monjes o a los investigadores que lo soliciten.

Rodolfo López Isern | Cuadros, escenas, impresiones, ideas

Congelación

Los pensamientos vienen y van. Deja que vengan y vayan; ese no es el problema. No te involucres; permanece distante, separado. Simplemente obsérvalos viniendo y yendo; no son asunto tuyo. Cierra la boca y permanece en silencio. Poco a poco, los pensamientos se detendrán automáticamente. Necesitan de tu cooperación para estar ahí. Si cooperas, estarán ahí; si te peleas, entonces también estarán ahí, porque ambos implican cooperación: uno en pro, el otro en contra. Ambos son actividad en cierto modo. Simplemente observa.

Osho | Tantra. La sabiduróa suprema