Crecer es aprender a mentirte

Du­ran­te los 90, Lof­tus co­la­bo­ró en va­rios jui­cios re­la­cio­na­dos con per­so­nas que de adul­tas de­nun­cia­ban abu­sos se­xua­les su­fri­dos cuan­do eran niños. Mu­chas de las me­mo­rias en las que se ba­sa­ban las acCrecer es aprender a mentirte (mapa mental)u­sa­cio­nes ha­bían apa­re­ci­do du­ran­te te­ra­pias psi­coa­na­lí­ti­cas, de grupo o hip­no­sis. Lof­tus co­no­cía la fa­ci­li­dad con la que se podía ma­ni­pu­lar la me­mo­ria, pero afir­mar que re­cuer­dos com­ple­tos de vi­ven­cias per­so­na­les po­dían apa­re­cer de la nada pa­re­cía ex­ce­si­vo. Sin em­bar­go, la psi­có­lo­ga trató de pro­bar que su in­tui­ción era cier­ta. Lof­tus en­con­tró una buena can­ti­dad de li­bros en los que se ofre­cían con­se­jos sobre cómo se po­dían re­cu­pe­rar me­mo­rias de abu­sos se­xua­les su­pri­mi­das por efec­to del trau­ma y se in­cluían sín­to­mas tan co­mu­nes como la baja au­to­es­ti­ma o el sen­ti­mien­to de culpa como in­di­cios de que el abuso había su­ce­di­do. Se ani­ma­ba a los te­ra­peu­tas a que pre­gun­ta­sen por po­si­bles casos de in­ces­to a per­so­nas que acu­dían a ellos por pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, e in­vi­ta­ban a los pa­cien­tes a bus­car las me­mo­rias ocul­tas ima­gi­nan­do po­si­bles si­tua­cio­nes de abuso. Este tipo de con­se­jos su­po­nían un sus­tra­to fér­til sobre el que plan­tar me­mo­rias irreales.Tras una serie de es­tu­dios, Lof­tus reunió un con­jun­to de cri­te­rios ne­ce­sa­rios para in­tro­du­cir una me­mo­ria falsa.

Daniel Mediavilla en Materia | Ser de izquierdas te hace propenso a creerte tropiezos de políticos de derechas


Forest dream! by VinothChandar, on FlickrImagen por VinothChandar en flickr

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.