Inmunidad autoaprendida

Si queremos profundizar en la relación entre educación y tecnologías de la información conviene repensar por enésima vez el viejo mito de la caverna. El modo más frecuente de interpretar el mito nos cuenta que la mayoría vivimos en un mundo de imágenes falsas, sombras equívocas y apariencias que nos esclavizan. Existen, sin embargo, otras ideas verdaderas que resplandecen con el aura de la verdad matemática. Quienes las hayan conocido podrán orientarse en la oscuridad y descubrir la verdad “en lo que concierne a las cosas bellas, justas y buenas”. Nuestras leyes y decretos educativos confían en esta versión del mito. Insisten en que la sociedad de la información necesita ciudadanos que hayan desarrollado en la escuela un misterioso sentido crítico que les sirva para sortear con destreza la manipulación publicitaria, periodística… Eugenio Sánchez Bravo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.