Intereses

En definitiva, la razón de fondo por la que los empresarios huyen de Cataluña es su convencimiento de que el gobierno de España defiende mejor sus intereses. Para que las empresas vuelvan a Cataluña las instituciones políticas catalanas deben renunciar a una independencia ya que esta provocaría un descenso generalizado de su nivel de vida, quizá irreversible tal como sucedió en la provincia de Quebec (Canadá).

Rafael Pampillón | Expansión

Deja un comentario