La mirada

Sé pasivo, así como cuando te sientas al lado de un río y el río fluye, y tú simplemente observas. No hay impaciencia, no hay urgencia, no hay emergencia. Nadie te está forzando. Aunque te lo pierdas, no hay nada perdido. Tú simplemente observa, simplemente mira. Aún la palabra observar no es buena, porque la palabra observar en sí da un sentimiento de estar activo. Tú simplemente miras, sin tener nada que hacer. Tú simplemente te sientas a la orilla del río, miras, y el río fluye. O, miras pasivamente el cielo y las nubes flotan.

Osho | Tantra. La Sabiduría Suprema

Deja un comentario