New York, New York

[cineÁngeles González-Sinde] ¿Tú dirías que Estados Unidos es el país que culturalmente te resulta más próximo?

[José Luis Garci] Hay una cosa muy clara, al ser nosotros occidentales y al no prohibir Franco el cine americano, Nueva York para nosotros era muy familiar, la primera vez que venías aquí conocías todo. Cosa que por ejemplo en la Unión Soviética no ocurría porque allí estaba prohibido el cine americano y cuando ellos venían aquí se quedaban muy impresionados, electrizados. Nosotros no, porque cualquier calle que veías ya la habías visto en una película, era como estar en casa. En el 94 recorrí todo Estados Unidos siguiendo el mundial de fútbol como comentarista para Televisión Española y como cronista para ABC. Terminó el mundial en Pasadena y cogimos el avión de vuelta en Los Ángeles, pero yo me quise quedar aquí en Nueva York. Me despedí de los otros corresponsales en el aeropuerto, cogí un taxi y cuando por fin, después de pegarme ese recorrido por el país, entré en la ciudad por la calle 44, sentí que estaba en la calle Narváez o en el barrio de Salamanca. Sentí que estaba en casa. Me quedé un mes. No solo yo quiero a esta ciudad, sino que tengo la sensación de que Nueva York me quiere, me acepta, que soy uno más de la gente que pulula por aquí. La conozco desde niño. Ahora, tú me dices Guadalajara, pues he ido dos veces en mi vida, no sé nada de Guadalajara.


lengua … El desprecio por la lengua en España es apabullante. Pobre de mí si hiciera aquí una falta de ortografía grave y los editores de Jot Down no la detectaran. Los comentarios arderían. Pero si escribiera una frase de 15 líneas llena de verbosidad y adjetivos, pasaría sin queja. Nadie lamentaría que el escritor se esforzara poco en pensar qué quiere decir y en hacerse entender.

El motivo es simple: el único criterio objetivo en lengua son las faltas ortográficas, gramaticales. La mayoría sabe escribir sin cometerlas. Pero menos gente sabe montar el diseño de un blog, hacer que las páginas se carguen rápido y sea adaptativo. Si quienes escriben hicieran faltas de ortografía, el trabajo de editores sería imprescindible. Pero no es así, lo que no significa que un texto esté siempre bien. Jordi Pérez Colomé


sexyMe gustan las medias. Me encantan.
Desde niña he sentido fascinación por esta prenda fetiche. En aquella época porque quería ser mayor, unos años más tarde porque quería ser sofisticada y sexy, en la actualidad porque me resultan mucho más prácticas y cómodas que los pantys, sobre todo cuando la cena o el almuerzo contiene apio o algún otro ingrediente con efecto diurético. Así que voy a hablar de mediasClara Grima

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.